El Gobierno avanzará con la reforma laboral en 2018

El gobierno adelantó que avanzará en una reforma laboral luego de las elecciones que se definirá "gremio por gremio" en las discusiones paritarias del 2018. Los puntos claves de la reforma.

438
El ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

El Gobierno tiene en agenda una series de reformas en el mundo del trabajo que pondrá en discusión luego de las elecciones legislativas del 22 de octubre. Los últimos detalles los adelantó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quién aseguró que se avanzará sobre el blanqueo de trabajadores hoy no registrados, que llegan a 4,5 millones de trabajadores, y sobre una reforma laboral para reducir costos que será discutida sectorialmente.

“La reforma laboral que llevará adelante el Gobierno será discutida por todos los sectores, gremio por gremio, y no mediante una gran ley”, explicó el ministro en un encuentro con empresarios celebrado en el Rotary Club. Y agregó: “esta reforma será producto de la elaboración de consensos con los dirigentes sindicales y empresarios”.

De esta manera queda descartada la posibilidad de un proyecto para modificar la ley de contrato del trabajo, por lo que la reforma será condición para discutir las negociaciones paritarias de 2018 y tendrá rasgos distintivos de acuerdo con el sector y su convenio colectivo.

Techo paritario y recortes

Según difundió el diario porteño La Nación, de estrecha relación con el Gobierno, entre las alternativas que hoy están en evaluación para “reducir los costos” laborales, figuran: una baja de aportes patronales para las obras sociales; la revisión de cláusulas de antigüedad, escalas y funciones; no avalar pagos extraordinarios, salvo excepciones (como un plus por presentismo) y establecer las pasantías como un atajo para capacitar personal a valores más bajos.

Mientras tanto, las paritarias se discutirán, tal como sucedió durante 2017, debajo del techo salarial que impondrá el ministerio, en línea con la inflación que se proyecte en el presupuesto 2018. Para los que resuelvan negociación en primer cuatrimestre, habría cláusula gatillo.

La pata necesaria para avanzar en las reformas es acordar con los sindicatos de la CGT y el Gobierno ya avanzó en las negociaciones con varios dirigentes de la cúpula. “Hay algunos sindicalistas que comprenden el dinamismo que necesita el mercado laboral, como el acuerdo de Vaca Muerta, y aquellos que siguen atados al pasado y no cuidan a los trabajadores de su gremio”, aseguró Triaca.

Los modelos a seguir del Gobierno son los convenios firmados por los petroleros de Vaca Muerta, que aceptaron reducir su salario un 40%, el de los lecheros de Atilra (de la planta de SanCor) y las negaciones del gremio UPCN, en el sector público.

SHARE