“Fue un poco lanzarnos a la pileta”

En el día mundial de la bicicleta, Matanza Digital dialogó con una pareja de emprendedores que abrió la bicicleteria Eze Bikes Argentina en Ciudad Evita.

1097
Analia dialogó con Matanza Digital sobre cómo abrieron la bicicleteria. Foto: Lucas Sosa.

Analia vive en barrio Villegas. Desde hace 3 años decidió junto a su marido abrir una bicicleteria en medio del barrio, sobre la calle 700 a metros de la avenida Crovara. “Fue un poco lanzarnos a la pileta porque acá no había nada”, explicó detrás del mostrador, mientras sostenía en sus brazos a su pequeña hija, Ariana.

Su marido, Ezequiel, aprendió desde chico a arreglar bicicletas ayudando a un veterano bicicletero del barrio donde vivía en San José. “Con el tiempo, como a él le encanta esto, empezó a hacer bicis, con bicis de los amigos y así arrancó”. Así abrió su primer bicicletería en Rafael Castillo, pero que tuvo que cerrar debido a la situación económica que atravesaba el país en 2001.

La oportunidad para cumplir su sueño y volver abrir un local de bicicletas llegó de improvisto hace tres años: fue despedido de la empresa en la que trabajaba y con la indemnización decidió abrir la bicicleteria que llamó “Eze Bikes Argentina”. “Yo empecé de cero, viendo a mi marido, preguntando”, explicó su mujer.

La bicicleteria, ubicada en una zona residencial, realiza todo tipo de trabajos y según explica Analia, el fuerte del negocio son las “reparaciones”: “Nosotros nos dedicamos a lo que es reparación desde cero: de pintura, a armado de llantas, a cambio de caja, cambio y colocación de cubiertas, de cámaras. También hacemos tuneos”.

Ellos son un equipo. Ella atiende en el local durante el día y él cuando regresa de su trabajo por la tarde. Por suerte, las bicicletas no pasan de moda, por lo que siempre hay algún detalle que reparar. “Ahora la gente busca reciclar lo que uno tiene, porque están muy caras las bicis nuevas. También pasa por la seguridad, la gente quiere algo que no llame la atención, que no tenga tanto calco que no tenga tanta marca. Cuanto más cacharro sea, mejor, porque la gente se siente más segura”, bromeó.

El factor temporal también incide en en volumen de trabajo que tienen en la bicicleteria. “El negocio funciona mucho en lo que es la temporada de verano. En septiembre, octubre arranca la temporada de trabajo, pero la buena es de diciembre a febrero”. En el último tiempo, el “boca a boca” hizo que se hicieran más conocidos y que el negocio repunte: “Este verano tuvimos bastantes clientes, mejor que el año pasado”.

Para poder comunicarse con ellos, se manejan vía facebook (fb.com/Ezebikesargentina) y ya se encuentran trabajando en una página web para llegar a más vecinos.

4-gif BANNER CHICO 515x65
Compartir