La ultraderecha no llegó pero está

El liberal Macron duplicó en votos a la ultraderechista Marine Le Pen, pero su fuerza política superó los 10 millones de votos, mostrando que continúa creciendo a pesar de la derrota electoral.

357
Simpatizantes de Macron festejaron la victoria frente al museo del Louvre (Foto: Reuters/Télam)

El candidato liberal Emmanuel Macron ganó las elecciones presidenciales de Francia con 66,1% de los votos, frente al 33,9% de su rival, la ultraderechista Marine Le Pen. La candidata de extrema derecha sin embargo se afianzó como principal fuerza de oposición, ya que su espacio político superó ampliamente su cantidad histórica de votos.

A poco de conocerse los primeros resultados de boca de urna, Le Pen, reconoció la derrota y llamó “a todos los patriotas” a unírsele “para participar del combate decisivo que comienza a partir de esta noche”. Gran parte de la campaña del Frente Nacional estuvo cruzada por un discurso xenófobo y antimigratorio, aprovechando el impacto que tuvieron en la sociedad los atentados yihadistas de los últimos años en Francia.

En el resto de Europa se respiró alivio, ya que además Le Pen proponía un “Frexit”, una salida del bloque de la Unión Europea en la línea con el Reino Unido, abandondando el Euro como moneda. Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, se expresó al respecto: “estoy convencido, estamos viviendo en Europa el principio del fin de las fuerzas extremistas de derecha”. El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, polarizó con la derecha con su proyecto europeísta. En ese sentido, François Hollande, actual Jefe de Estado del país galo, destacó la victoria de Macron como un compromiso “con la Unión Europea y la apertura de Francia hacia el mundo”.

El voto anti Le pen

Según señala la prensa francesa, el 60% de quienes votaron a Macron lo hicieron para derrotar a Le Pen. “Vine a votar contra la extrema derecha, no a favor de Macron, aunque meta su boleta. Un ex banquero nunca podría representarme, es todo lo contrario a mis ideas. Estas son las paradojas de un sistema obsoleto que nos lleva a elegir siempre por el menos malo de los malísimos”, sentenció Nathalie, de 52 años, al enviado especial de la agencia Télam para la cobertura.

Yacine, de 47 años, hijo de argelinos radicados en Lyon hace medio siglo, señaló que decidió no irse de vacaciones el fin de semana largo para votar “por el temor a que el electorado de izquierda se desmovilice y eso abriera la puerta a una victoria de los Le Pen. No podía priorizar mi descanso a un cambio que modificaría la Francia que siempre conocí para siempre”.

4-gif BANNER CHICO 515x65