Recrudeció la interna del PJ bonaerense

Varios intendentes pegaron el faltazo a un acto de unidad por la presencia de Amado Boudou, Luis D'Elía y Gabriel Mariotto.

1900
Magario participó del acto que encabezó Máximo Kirchner (Foto: Télam)

A 40 días del cierre de listas, un grupo de intendentes y legisladores peronistas bonaerenses cercanos al kirchnerismo decidió no asistir a un acto del Frente para la Victoria por la presencia de Amado Boudou, Luis D’Elía y Gabriel Mariotto, y la relación se tensó al extremo con la amenaza de algunos de abandonar el espacio.

El acto en el Centro Cultural Caras y Caretas de la Capital que iba a ser otra muestra de unidad de cara a las elecciones, terminó con una áspera discusión por la presencia de esos referentes.

Según relatan distintos portales provinciales, el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, citó de urgencia a los intendentes a la sede del Frente Nacional Peronista para acercar posiciones, pero como respuesta recibió que sólo hablarán con Cristina.

También señalan que la discusión fue subida de tono, y que Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, pegó un portazo. El dato no es menor en una semana de alta exposición mediática de Florencio Randazzo en busca de apoyo para su candidatura.

Qué dijeron los intendentes

Uno de los primeros en realizar declaraciones públicas fue el alcalde de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien señaló que “hay situaciones que generan límites” y explicó que “algunas personas no tienen que ser parte de la renovación del peronismo”, en referencia a Boudou, D’Elía y Mariotto.

En declaraciones a AM 950, Sujarchuk reconoció que “después de la derrota (electoral) hubo una dispersión, una pérdida de conducción y después un proceso de cohesión entre diferentes grupos de intendentes, diputados, legisladores”, pero justificó el faltazo: “cuando esa cohesión suma actores que restan mucho más de lo que suman, entonces ahí dijimos alto”.

Sólo Magario, Mario Secco (Ensenada), Ferraresi (Avellaneda) y Durañona (Areco) asistieron al acto que encabezó Máximo Kirchner, devenido en una muestra de la fragilidad del acuerdo entre sectores heterogéneos.