Siria: el Gobierno retoma el control de Alepo

Aunque continúan los combates, los rebeldes perdieron el control de la ciudad, uno de sus bastiones. Palmira volvió a ser ocupada por Estado Islámico.

400
Fuerzas leales al presidente de Siria, Bashar al-Assad, encima de un tanque dañado en una zona de Alepo controlada por el gobierno (Foto: Reuters)

Las tropas leales al presidente de Siria Bashar al-Assad tomaron el control de la ciudad norteña Alepo, el bastión de los grupos rebeldes que desde 2011 libran un conflicto bélico con el gobierno.

La noticia llegó de la mano del embajador ruso ante la ONU, luego de cuatro semanas de fuego intenso de artillería sobre la ciudad. Además había sido anunciado un alto al fuego, en el que Rusia y Turquía, que apoyan al Gobierno y a los rebeldes respectivamente, acordaron transportar a los refugiados y milicias a territorios insurgentes, pero el recrudecimiento de los combates hicieron que la evacuación naufragara.

El Gobierno ruso señaló que los rebeldes aprovecharon la tregua para intentar romper el cerco militar, por lo que las fuerzas sirias reanudaron las acciones, lo que permitiría resolver la situación “en dos o tres días”.

Alepo es la mayor ciudad del norte de Siria y antes de la guerra era una importante metrópolis comercial, que se encuentra ocupada desde 2012. El país se encuentra devastado por la guerra civil, un conflicto complejo en el que, directa o indirectamente, participan distintos grupos rebeldes y coaliciones de países. También se le agrega el accionar del Estado Islámico (EI), que mantiene ocupadas distintas porciones del territorio sirio, principalmente la frontera con Irak.

Estado Islámico ocupó Palmira

Mientras tanto, el presidente Bashar al-Assad denunció que Estados Unidos dejó actuar al grupo terrorista Estado Islámico, que retomó el control de Palmira con un gran ataque “dotados de armas que antes no tenían a su disposición”, señaló el jefe de estado sirio. La histórica ciudad fue retomada este año por el ejército sirio.

Al-Assad acusó a las tropas norteamericanas, que participan en operaciones contra el EI en Irak, de permitir a los terroristas salir de esas zonas sin ningún impedimento. “No les preocupa cuando los sirios son asesinados por los terroristas o cuando estos atacan Palmira y destruyen su patrimonio”, dijo el presidente, y acusó que los movimientos de tropa se dan “con el apoyo directo de los estadounidenses o, al menos, con su conocimiento, cerrando los ojos”.

Una de las consecuencias de la ocupación de Palmira por EI fue la pérdida de parte del patrimonio cultural de la humanidad, ya que los terroristas destruyeron, como símbolo de odio a otras civilizaciones, las construcciones históricas, algunas de 2000 años de antigüedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4-gif BANNER CHICO 515x65