TC: crónica de una final para el infarto

    La maniobra que dejó a Rossi con las manos vacías y consagró a Guillermo Ortelli por séptima vez campeón de la máxima categoría nacional de automovilismo.

    265
    La parcialidad de Chevrolet festejó el título de la marca (Foto: ACTC)

    La fiesta popular más grande del automovilismo nacional cerró su temporada 2016 en el Roberto Mouras de La Plata con una tarde cargada de emociones. Los fanáticos del Turismo Carretera se van a acordar del día en que, inesperadamente, Guillermo Ortelli obtuvo su séptima corona en el último minuto de la última vuelta de la última carrera.

    Desde temprano ingresaba el público por la Ruta 2 camino al Autódromo, sumandose a los miles que acamparon todo el fin de semana para poder disfrutar de la final del TC. La gente seguía entrando cuando se largó la primera serie a las nueve de la mañana.

    En el camping que rodea al circuito se amontonaban las carpas y empezaban los asados entre banderas de las hinchadas. En la última curva se concentraba la banda de Ford, y en la primera la parcialidad del Chivo, que más tarde gritaría campeón. De cualquier forma en el TC los simpatizantes se mezclan, limitando la rivalidad a lo que pasa en la pista. Como debería ser en el fútbol, peor no lo es.

    Matías Rossi encaró la jornada como el gran favorito a llevarse la Copa de Oro para Chevrolet. Con la matemática a favor, sólo asomaba Mariano Werner como competidor inmediato con el Ford. La pelea entre las marcas le ponía condimento a la carrera. Guillermo Ortelli, que largaba desde adelante para la final, no parecía una amenaza para las aspiraciones del Misil.

    Lo que ocurrió durante la carrera se esfumó por la polémica. A tres vueltas de la bandera a cuadros, un segundo pace car reordenó los autos por una mancha de aceite. Rossi llevaba la cuarta posición, pero se aseguraba la corona, y Werner se quedaba sin chances. En la última curva, un intento de sobrepaso del entrerriano sobre Rossi lo hizo morder el pasto. Cuando volvió al asfalto hizo carambola con el Chevrolet, haciendo que los dos pierdan posiciones.

    Cuando Manuel Urcera cruzó la meta seguido de Ortelli, Rossi ya había retomado la marcha y, en un primer momento, creyó no haber perdido el título. La clasificación lo mostraba 21º, lo que le alcanzaba para retener la Copa de Oro. Hasta hubo festejos en el parque cerrado.

    Pero hubo una muy polémica falla de los sensores de tres autos, por lo que se corrigió la posición final de Rossi, que arrivó en el puesto 24. El puntaje, papelón de las autoridades mediante, ubicaba a Ortelli en lo más alto de la tabla.

    Hasta el mítico Flaco Traverso se despachó en Twitter sobre el tema, resumiendo muy bien lo que pasó en la pista: “Rossi corrió la carrera y no el campeonato”, y explicó lo que hubiera hecho.

    La prematura alegría del box de Rossi se transformó en desoncierto. No fue igual para los hinchas de Chevrolet, que estallaron aún más de alegria cuando anunciaron que el ídolo Guillermo Ortelli se llevó la Copa de Oro del TC, la séptima de su carrera, consagrandose como el segundo piloto más ganador de la categoría. Con la nueva corona, el piloto de Salto superó a Traverso (que tiene seis) y quedó solamente a dos títulos detrás de Juan Gálvez.

    Torino, el nuevo campeón de TC Pista

    “Ohhh, yo soy argentino, yo soy hincha de Torino” cantaba la hinchada de la marca nacional mientras festejaba el título obtenido por Nicolás Cotignola, que con el séptimo puesto en la clasificacion le alcanzó para ser campeón con el Toro .

    Con la tranquilidad de saber que su competidor más cercano para la corona, Julián Santero, se quedó afuera por un problema con el motor, Cotignola culminó su año con festejo.

    La punta de la final tuvo debut, ya que finalmente logró subirse a lo más alto del podio Valentín Aguirre por primera vez. En la pista, tuvo que aguantar los embates de Tomás Urretavizcaya, que no lo dejó respirar ni una curva buscando la punta.

    Cotignola se llevó la Copa de Plata con el Torino en el Mouras.
    Cotignola se llevó la Copa de Plata con el Torino en el Mouras.
    Compartir