Diecisiete establecimientos educativos del distrito suspendieron el dictado de clases por pérdidas de gas y deficiencias en el suministro de ese servicio, luego del trágico hecho ocurrido en Moreno donde fallecieron dos personas.

Según indicaron desde el Consejo Escolar de La Matanza, hay sólo seis gasistas matriculados que están habilitados por el gobierno provincial para realizar el mantenimiento de las instalaciones en los 762 servicios escolares del municipio. Es decir, hay un gasista cada 127 escuelas.

“Apoyamos la medida precautoria que lanzó el Frente de Unidad Docente. Es muy difícil estar en todos lados con los pocos recursos que bajan desde la Dirección General de Cultura y Educación”, sentenció el presidente del Consejo Escolar local, Alejandro Schvartzman, en diálogo con MD.

Además, Schvartzman puntualizó que aún el gobierno de la Provincia de Buenos Aires no autorizó la compra de cerca de 350 estufas y calderas para instalar en los colegios, a pesar de ya tener el presupuesto para hacerlo.

Al momento de publicarse esta nota más escuelas seguían evaluando la posibilidad de suspender su actividad en el turno tarde.