El Día del Amigo se celebra cada 20 de julio desde hace más de tres décadas. Es la excusa perfecta para reunirse con amistades de toda la vida o retomar el vínculo con aquellos con los que se ha perdido el contacto. Aunque hoy, por la crisis que se vive por la pandemia del coronavirus, más del 99 por ciento de los encuentros serán por medios virtuales.

El 20 de julio de 1969, hace 48 años y según la historia, un hombre pisó la Luna por primera vez. Por esta razón, esta fecha quedó en la conciencia colectiva como un logro de todo el mundo. Ese día, el argentino odontólogo, músico y profesor de psicología, filosofía e historia, Enrique Ernesto Febbraro tuvo una idea repentina: conectarse con el resto del mundo a través del envío de cartas.

La nave Apolo 11 todavía estaba en órbita cuando decidió enviar 1.000 mensajes. Todos a diferentes personas de diversos países. La respuesta no tardó en llegar: 700 individuos le respondieron su misiva y, de esta forma, quedó instalada esta fecha.

“Viví el alunizaje del módulo como un gesto de amistad de la humanidad hacia el universo y al mismo tiempo me dije que un pueblo de amigos sería una nación imbatible. ¡Ya está, el 20 de julio es el día elegido!”, les explicó a sus destinatarios.

Febbraro murió el 4 de noviembre de 2008. En su última entrevista, dada al diario La Voz del Interior, aseguró que “la amistad es la virtud más sobresaliente porque es desinteresada de todas maneras”.

Con el paso de los años, se comprobó que su iniciativa tenía repercusión mundial: cada 20 de julio, los amigos que viven en la Argentina, Brasil, Uruguay y España se reúnen en casas, bares y restaurantes para brindar por su amistad.