Este día fue establecido por la Ley 27491 de Control de Enfermedades Prevenibles por Vacunación, promulgada en diciembre de 2018, según informaron fuentes del Ministerio de Salud.

“La fecha elegida fue en alusión al nacimiento de Albert Sabin, que fue el 26 de agosto de 1906 y de esta manera se reconoce la tarea y compromiso de los agentes de salud para realizar las actividades de vacunación en todo el país”, agregaron las fuentes de la cartera de Salud.

“La celebración de esta tarea se inscribe en el marco de la declaración de la vacunación como una acción de interés nacional, entendiéndose por tal a la investigación, vigilancia epidemiológica, toma de decisiones basadas en la evidencia, adquisición, almacenamiento, distribución, provisión de vacunas y las medidas tendientes a fomentar la vacunación en la población y fortalecer la vigilancia de la seguridad de las vacunas”, concluyeron.

“Es nuestra responsabilidad y obligación que nos apliquemos las vacunas que nos corresponden durante todas las etapas de la vida, para evitar enfermarnos y contagiar a nuestra familia y otras personas”, señalan desde la página web del Gobierno Nacional.

La vacunación ha sido uno de los principales logros en la reducción de la mortalidad infantil. Y es que el 30 por ciento de las muertes de niños menores de 5 años puede prevenirse con un gesto tan simple como ponerles una vacuna.

En diciembre del 2018, se sancionó la nueva Ley de Vacunas que establece la gratuidad en el acceso a los servicios de vacunación “con equidad social para todas las etapas de la vida”; la obligatoriedad de aplicarse las vacunas para todos los habitantes; y la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular, entre otros principios.

Así, nuestro calendario nacional de vacunación cuenta con 18 vacunas para todas las poblaciones, que deben aplicarse desde los primeros días de vida hasta la adultez, y dos más exclusivas para las personas que viven en zonas de riesgo (fiebre amarilla y fiebre hemorrágica argentina).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la vacunación salva, cada año, más de 3 millones de menores en todo el mundo, y evita que muchos otros millones de personas padezcan enfermedades complejas e incapacidades permanentes. Hasta ahora, ya se han salvado más de 1500 millones de personas por diferentes enfermedades.

No obstante, más de tres millones de chicos, de los cuales 1,5 millones son niños menores de cinco años, mueren aún, cada año, en todo el mundo, por no tener acceso a las vacunas.

Recomendaciones sobre el carnet unificado de vacunación

El carnet es un documento muy importante en el que se van registrando todas las vacunas que recibe una persona.

👉🏼 Cada nueva aplicación debe ser registrada en el mismo por parte del personal de salud interviniente en el acto de vacunación, en función de: dejar constancia escrita de la vacuna aplicada, generar el historial de vacunación del individuo y facilitar la identificación de los esquemas incompletos.
👉🏼 La vacuna contra la fiebre amarilla debe ser registrada en el Certificado Internacional de Vacunación.
👉🏼 Los certificados internacionales de vacunación son válidos durante toda la vida del titular por lo que no se requiere volver a vacunar.
👉🏼 Guardalo en un lugar seguro.
👉🏼 Guardá una fotocopia o foto de la última versión, por si lo perdés.
👉🏼 Verificá que el profesional de la salud registre cada vacuna recibida.