Foto: MAFIA

Este jueves se llevará a cabo el segundo Paro Internacional de Mujeres (PIM) contra la violencia machista, que se definió tras cinco asambleas en la que participaron cientos de mujeres y referentes del feminismo. Habrá una movilización desde Plaza de Mayo al Congreso y se realizarán diferentes concentraciones en otras ciudades del país.

Matanza Digital dialogó con Romina Pereyra, secretaria de Género de la CTA Matanza y referente matancera, sobre las actividades que se llevarán a cabo en el #8M. “El 8 de marzo no es el Día de la Mujer, es el Día de la Mujer Trabajadora, es el día de la mujer con identificación de clase como la porción mas importante del mundo que cobra menos que un varón y produce la misma cantidad de plusvalía”, explicó la dirigente.

En el centro de los reclamos por la violencia machista, figura el pedido de igualdad en el terreno económico, donde las mujeres ocupan peores cargos y peor remunerados, y por las despedidas que hubo en el último tiempo. “El problema principal que tiene hoy nuestro territorio es el ajuste en termino de las desocupadas, de las despedidas. El macrismo bate récord de despedidas: la Casa de la Moneda tiene casi 400 despedidas, el Posadas mas de 100, el INTI 60”, dijo Pereyra.

Es por esto que en las asambleas se definió que en las movilizaciones que se llevarán a cabo en el país irán a la cabecera mujeres “representantes de conflictos” (como víctimas de violencia doméstica, sobrevivientes de redes de trata, travestis que sufrieron violencia institucional y mujeres despedidas de su trabajo); y detrás irán las integrantes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, las organizaciones feministas (como Ni Una Menos) y las organizaciones políticas y sindicales.

“Hubo mil mujeres discutiendo un programa hacia el 8M. Esto no ocurre en otros ámbitos de la política”, celebró la dirigente.

Los debates en La Matanza

Para Pereyra en el Municipio de La Matanza se “adeuda en políticas públicas” que sirvan de contención a mujeres y que busquen erradicar la violencia machista. “La intendenta llamó a asueto el 8 de marzo pero no tiene una secretaría con políticas propias. No tiene presupuesto dirigido hacia las necesidades de las mujeres, tiene áreas especializadas en violencia de genero que no tienen recursos”, aseveró la dirigente.

“No hay una ordenanza que defienda a las mujeres en los últimos años. No hay una concejal que lleve la agenda de las mujeres. El 8 de marzo se tienen que ver en políticas públicas y no solo en declaraciones en los medios”, consideró Pereyra.

En ese sentido, celebró la multitudinaria Asamblea de Mujeres realizada el viernes 23 de febrero en Plaza San Justo, que tuvo “más de 500 participantes en la asamblea” y se acordó entre diversas organizaciones trabajar en una agenda en conjunto de cara al 8M.

La despenalización del aborto como bandera

La despenalización del aborto figura entre el pliego de reivindicaciones del 8M, poniendo en el centro de escena el poder de decisión de la mujer sobre su cuerpo. “Hay mas muertas por abortos clandestinos que por accidentes de tránsito”, expresó Pereyra, quién sostiene que el tratamiento del proyecto en la Cámara de Diputados “tiene mejores condiciones que otra vez” pero que “falta todavía, simplemente se presentó”.

El nuevo proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo se presentó esta semana en el Congreso y el creciente movimiento de apoyo a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, sumada a la predisposición del Ejecutivo a discutir el tema, pueden volcar a favor la balanza para que se trate la iniciativa.

“Es un derecho político que hoy las mujeres le están reclamando al Estado. La discusión no es sobre si hay vida o no hay vida. Lo que hay que discutir es si el Estado va a legislar sobre las personas que existen o sobre las posibles personas. Si van a seguir garantizando que las corporaciones medicas se llenen de dinero y se van a seguir muriendo mujeres por abortos clandestinos, que son causas evitables”, resumió Perreyra.

Y cerró: “No creo que haya buenas intenciones por parte del Ejecutivo. Es una gestión manipuladora y marketinera. Mientras que el macrismo esta despidiendo a un gran numero de mujeres y se esta armando un gran movimiento para el 8M, nos tira el aborto para discutirlo”.