El miércoles se cumplieron diez años del asesinato de Gabriel Blanco, un joven de 21 años detenido por policías bonaerenses en Isidro Casanova y que apareció colgado en el calabozo de la Comisaría 2° de San Carlos. El caso se convirtió en un caso emblemático de lucha contra la violencia institucional, ya que el cuerpo de Blanco presentaba traumatismos varios en el cuerpo y la familia denunció que la policía lo hostigaba desde hacía tiempo y quería que el joven robara para ellos.

El año pasado, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 5 absolvió a los cinco policías implicados en su asesinato. Uno de los abogados defensores de los efectivos acusados de “torturas seguidas de muerte”, Miguel Racanelli, apoderado del PRO en La Matanza y concejal por Cambiemos en el Concejo Deliberante, sostuvo que “la causa estuvo armada” ya que Blanco “no era un bebe de pecho”, y recordó al momento de los alegatos, la frase lanzado por el presidente Mauricio Macri en campaña: “Conmigo, se acabó que curro de los Derechos Humanos”.

Desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza, entidad que acompañó la denuncia de la familia contra los policías, calificaron la sentencia como “el juicio más vergonzoso e impune que nos tocó presenciar”. “Fue brutalmente golpeado y torturado, golpes que le provocaron la muerte. Muerte que pretenden hacer pasar como suicidio”, indicaron en un comunicado.

Asimismo, enfatizaron que continuarán impulsando la condena de los policías involucrados. “Pero aparte de la importancia de recordar a Gabriel, porque eso sí es ganarle a la muerte, de recordar que la problemática continúa y la seguimos denunciando, queremos recordar que junto a la familia de Gabriel seguimos transitando el lento camino de exigir Justicia. Porque Gabriel no se suicidó, a Gabriel lo mataron”.

El caso de Tonchi

En la madrugada del 3 de Marzo del 2002, Gastón “Tonchi” Flores circulaba por La Tablada, junto a dos amigos, cuando recibió cuatro disparos en la espalda y uno en el estomago por parte de efectivos de la policía bonaerense. Luego del asesinato, la policía se encargo de encubrir el crimen plantando armas y testigos falsos.

Hoy por la tarde, familiares y amigos organizarán un Festival Contra el Gatillo Fácil y la Represión en Avenida Crovara y Arieta, en La Tablada, se realizará un Festival en Memoria de Tonchi y continuando el reclamo de justicia. En 2006 el ex policía Osvaldo Pascual Gómez, fue condenado a 20 años de prisión por el crimen de Flores, pero el resto de los policías involucrados, Barrionuevo, Azame y Montenegro, continúan en libertad.