Familiares y amigos de Tonchi Flores realizarán un festival contra el gatillo fácil conmemorando a Gastón “Tonchi” Flores, el joven matancero asesinado en La Tablada por la Policía Bonaerense en el año 2002, mientras viajaba en un auto con dos amigos.

El evento tendrá lugar a partir de las 17, en la intersección de la Av. Crovara y Arieta, en la localidad de La Tablada. “La idea es que otras familias que atraviesan otras situaciones de gatillo fácil y no tienen oportunidad que el caso se difunda, también tengan la oportunidad de tener en la jornada ese espacio”, comentó en diálogo con Matanza Digital Abel Giménez, amigo de Tonchi y militante por los derechos humanos.

Durante la jornada participarán organismos de derechos humanos, como la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) y familiares de víctimas de gatillo fácil, donde se expresarán contra la violencia institucional. Además, se realizarán diversos números artísticos, shows de murgas, tocarán bandas en vivo y se organizará una radio abierta.

Gimenez, quién también integra la APDH, explicó que la violencia institucional “es moneda corriente” y reiteró el pedido de condena efectiva para los efectivos involucrados en el asesinato de Tonchi: Osvaldo Pascual Gómez, condenado a 20 años de prisión pero a quién “el año pasado le dieron la libertad”, y los otros efectivos involucrados que no recibieron condena Barrionuevo, Azame y Montenegro.

“Lo que le pasó a Gastón, nada puede volver atrás la situación, pero si podemos seguir luchando contra el gatillo fácil”, cerró el militante.

“Tonchi” tenía 22 años cuando fue asesinado por efectivos de la Policía Bonaerense en la madrugada del 3 de marzo del 2002, mientras circulaba por la Tablada junto a dos amigos. El joven recibió cuatro disparos en la espalda y un disparo de itaka en el estómago.

Los familiares y amigos denuncian que luego del asesinato la policía se encargó de encubrir el crimen plantando armas y testigos falsos. Finalmente en el año 2006 el ex policía Osvaldo Gómez fue condenado pero el resto de los policías involucrados nunca fueron juzgados.