Probablemente el gol más recordado del fútbol argentino, no solamente por su genialidad y el inolvidable relato de Victor Hugo Morales, sino también por su tenor emotivo y el contexto histórico posterior a la Guerra de Malvinas.

Minuto 55, arranca desde su campo, el barrilete cósmico elude 6 rivales y entierra la pelota en el fondo de la red. Elegido como el mejor gol de la historia durante una votación de FIFA en el ano 2002.