El Padre Mugica fue homenajeado este sábado en un acto que contó con la participación de miembros de la iglesia, referentes sociales y de la política local. La actividad se llevó a cabo en el predio contiguo al hospital Alberto Balestrini de Ciudad Evita.

Durante el encuentro se llevaron a cabo proyecciones y discursos recordando la obra de Mugica, con un fuerte mensaje a contener a los sectores vulnerables en el contexto de crisis económica.

El cierre fue una misa que estuvo a cargo del obispo de San Justo, Monseñor Eduardo García, uno de los referentes católicos presentes en el lugar, junto a los curas villeros Nicolás “Tano” Angelotti, el padre Daniel Echeverría y padre Basilicio “Bachi” Brítez.

“El Padre Mugica ilumina a todo el pueblo trabajador comprometido con el otro y es una inspiración para todos los que ponemos el cuerpo por el hermano para sacarlo adelante”, celebró en palabras a la prensa el Padre Tano, que lleva a cabo tareas sociales en los barrios San Petersburgo, Puerta de Hierro y 17 de Marzo.

La intendenta Verónica Magario estuvo presente en el evento, acompañada por varios funcionarios de la gestión municipal. También estuvieron presentes referentes de organizaciones políticas y sociales locales.

“Mugica nunca se fue, hoy esta mas vivo que nunca. Y los que estamos en el territorio queremos levantar su bandera y tenemos que estar hoy mas que nunca junto al pueblo”, aseveró el padre Bachi, otro de los padres que trabaja desde hace años en Villa Palito.

Carlos Mugica fue un padre de la “opción por los pobres” que realizó trabajos comunitarios en la Villa 31 de Retiro, donde fundó la parroquia Cristo Obrero, siendo uno de los fundadores del movimiento conocido como curas villeros. Fue asesinado a balazos en 1974 por la Triple A.