La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, autorizó una suba del 24% en las cuotas de los colegios privados que cuentan con subvención estatal. La medida es tomada a pocos días de que Vidal deje el poder y desató el rechazo del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP).

“Es un atropello más de este gobierno antes de dejar el poder. Los salarios de los docentes privados están muy por debajo de la inflación y se están registrando falta de pago de aportes jubilatorios o sindicales”, comentó la secretaria de Comunicación y Prensa de SADOP, Noelia Sergi, en diálogo con MD.

En La Matanza hay 488 servicios educativos de gestión privada y cerca de 4.000 docentes están sindicalizados, por lo que el impacto del nuevo aumento afectará a un número importante de personas.

“Este aumento de cuota no necesariamente va a representar una mejora en el salario de los docentes. Nosotros hace tiempo venimos reclamando que se debe recomponer el poder adquisitivo”, agrega Sergi.

Esta decisión tomada por el gobierno provincial va en línea con el aumento que se produjo en el servicio eléctrico, y que el reciente gobernador electo, Axel Kicillof, pidió que se anule.