Abuelas celebró la recuperación de la nieta 126

Es hija de Edgardo Garnier y Violeta Ortonali, ambos desaparecidos por la última dictadura militar. Qué dijo al enterarse de la noticia. 

263
Foto: Infobis

Abuelas de Plaza de Mayo volvió a recuperar la identidad de un hijo de desaparecidos por la dictadura militar. La nieta recuperada 126 es nieta de Blanca Díaz de Garnier, que tiene 86 años, vive en Entre Ríos y espera conocerla. Sus padres continúan desaparecidos.

Su madre, Violeta Graciela Ortonali, fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976. Tenía 23 años y un embarazo de 7 meses. A su padre, Edgardo Garnier lo secuestraron casi dos meses después, el 8 de febrero de 1977, en La Plata. Ambos militaban en el Frente de Agrupaciones Eva Perón (FAEP), una organización estudiantil de la capital bonaerense y luego se sumaron a Montoneros.

La joven se presentó por su propia cuenta en la organización para ver si era hija de desaparecidos, luego de enterarse que no era hija biológica de su familia. “Se me completó la vida. La sensación de pasar de pensar que fui abandonada, no deseada, a sentir que fui una persona muy querida, muy deseada, muy buscada, que tengo una familia hermosa y que tengo una abuela, ¡no lo puedo creer!”, celebró la nieta recuperada, durante la conferencia de prensa que organizó Abuelas hoy al mediodía.

La joven también alentó a que todos los jóvenes que tengan dudas se acerquen a Abuelas: “No pudieron: el amor le ganó al odio. El amor es más fuerte que el odio, siempre”. Por su parte, su abuela también festejó la noticia. “Tuve 40 años de espera. Estamos con una alegría que no cabemos en nuestra persona”, contó a Radio 10.