“Me voy a poner al frente de la campaña del hambre en la Argentina”. Con esas palabras, el candidato a presidente del Frente de Todos anunció el plan “Argentina sin hambre”, una iniciativa que apunta a mejorar la nutrición de los sectores más vulnerables.

El plan fue presentado en la Facultad de Agronomía de la Universidad de de Buenos Aires, ante la presencia de referentes de organismos de derechos humanos, de organizaciones sociales y de la Iglesia, entre otros. Busca, entre otros objetivos, generar mayores ingresos para las familias pobres, bajar el precio de los alimentos y generar una red alimentaria con salud, educación, desarrollo y empleo.

“Vivimos en una sociedad que dice ser capaz de alimentar a 400 millones de personas pero no puede resolver el hambre de 15 millones de personas pobres”, cuestionó Fernández, durante el anuncio del plan.

Entre las políticas que abarcará, se encuentran la regulación del precio de una canasta básica de alimentos, la reimplantación del programa de Precios Cuidados, la ampliación de una Tarjeta de Alimentación, el refuerzo de la alimentación escolar y la elaboración de una canasta básica alimentaria de primera infancia.

El plan también prevé la formación de un Consejo que integrarán universidades, iglesias, cámaras empresariales, sindicatos y organizaciones sociales, junto a personalidades interesadas en el rubro, como Juan Carr, Marcelo Tinelli y Facundo Manes.