Foto: AP (Natacha Pisarenko)

Los precios de los alimentos presionan sobre la inflación de los últimos meses del 2019. Se registran subas en los alimentos básicos debido a que en octubre finalizó el programa de congelamientos de precios que estableció Mauricio Macri en abril, previo a que se lleven a cabo las elecciones.

El programa estaba compuesto por 64 productos alimenticios básicos, de los cuáles 46 pasarán a integran el programa Precios Cuidados, pero registrando subas en sus precios. Es que a diferencia del congelamiento, que impide subas en los productos, el programa Precios Cuidados es un acuerdo de precios entre las principales empresas proveedoras, supermercados y el Estado, que se actualiza en función de la inflación.

Desde la asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco) alertaron que a partir del 30 de octubre los productos que pasan a Precios Cuidados lo hacen con “importantes aumentos”, que van del 12 al 38 por ciento. Entre los productos que registran subas, se ubican harinas (25%), fideos (38%), aceite (18%), arroz (15%), la yerba (20%), el agua mineral (22%) y la mermelada (12%).

La asociación detalló, en un informe que realizaron en La Matanza, que el único producto que no tuvo aumentos fue la leche La Martona y Los Apostoles que siguen a $35.80 y $39.90, respectivamente. Como contracara, muchos productos quedan afuera del acuerdo de precios. Ellos son: azúcar, tomates en conserva, jardinera, cacao en polvo, vinos, cerveza, galletitas dulces.

Por otro lado, desde Deuco alertaron que pese al descuento del IVA que obtuvieron desde agosto gran parte de los productos, hubo aumentos que oscilan entre el 10% y el 38%. Es decir, la reducción de impuestos ayudó a minimizar los aumentos pero no detuvieron la suba.

Finalmente, la organización cuestionó que los programas de control de precios tuvieron como participantes a las “grandes cadenas de supermercados”, situación que “genera una centralización de la demanda en los sectores más concentrados de la distribución minorista y excluye la participación del comercio de proximidad, autoservicios, despensas, almacenes”. Es decir, tienen como gran perjudicados a las almacenes y negocios de barrios.