En diálogo con MD, el Subsecretario de Políticas Sanitarias Saludables de La Matanza, Luis Crovetto, advirtió sobre el recorte que hubo en la entrega de anticonceptivos en el Partido.

“Ha habido una discontinuidad y una merma de las cantidad habituales de anticonceptivos. Todavía nuestra población no lo ha sentido mucho porque el municipio ha salido a reemplazar lo que no hemos recibido”, aseguró.

Según difundió Chequeado, a nivel nacional el gobierno nacional disminuyó en los últimos 3 años la entrega de anticonceptivos y anticonceptivos con una caída muy fuerte en 2016 y una recuperación a partir de 2017 pero que no llegó a los números distribuidos en 2015.

Esta situación tiene su correlato en La Matanza donde, no solo hubo una reducción de la cantidad entregada, sino que también hay demoras e “irregularidades” en las entregas. “Esto trae dificultades en los diferentes programas de prevención”, explicó Crovetto.

Si bien el reparto de preservativos se mantuvo constante, hubo una reducción muy importante de 2015 a 2018 en anticonceptivos orales (de 52.222 a 19.202), en inyectables (de 5.110 a 4.900), en anticonceptivos para madres en situación de lactancia (13.560 a 3.720) y en los chips subdérmicos (1.200 a 760).

“No creo que la situación pueda durar de forma infinita”, criticó el funcionario, enfatizando que es el Estado nacional quien debe hacerse cargo de la compra de anticonceptivos a las provincias, de acuerdo con lo que establece la ley nacional de salud sexual y procreación responsable (n° 25.673) sancionada en 2002.

Por otro lado, denunció que los ajustes que se encuentra llevando a cabo el ex Ministerio de Salud (convertido en Secretaría) también se registran en otros insumos sensibles. Tal es el caso de “las insulinas, los reactivos para la medición de los pacientes que tienen diabetes y los glucometers”. “Todas las medicaciones están siendo entregadas de forma discontinua”, cerró.