El aislamiento social preventivo y obligatorio trae aparejados diferentes cambios en muchos aspectos de la vida cotidiana, lo que hace preciso una adaptación para no sufrirla. En el caso de la alimentación, que es la base de todo existir, se ven desafiadas las rutinas, se modifican los horarios e incluso en muchas familias se limitan los recursos para comprar qué comer.

Matanza Digital dialogó con Melisa Puente, Licenciada U.A.I. en Nutrición y Antropometrista, quien afirma que “es un mito pensar que alimentarse de forma sana es caro, sólo que hay que saber administrarse”, en referencia al cuidado del cuerpo con las comidas. Destaca con importancia el consumo de frutas, verduras y hortalizas como fuentes para obtener nutrientes.

Al ser consultada respecto a las viandas de los comedores a los que muchas personas asisten debido al no poder trabajar diariamente, también recomienda que “lo ideal sería incluir vegetales para tener un aporte variado de nutrientes, ya que quizás sea la única comida del día”.

Puente, además, advierte sobre ciertos ‘enemigos’ a los que las personas deben enfrentar durante el encierro. Por un lado, “golosinas, dulces y snacks, que al estar en casa es difícil manejar la ansiedad o controlar la cantidad que se come” y por otro, el alcohol. Ella explica que “es una sustancia tóxica que el cuerpo elimina de inmediato y compromete a muchos órganos que dejan de hacer sus funciones habituales”.

Recomendaciones de alimentación saludable y económica

  • Comprar frutas y vegetales de estación, que siempre son los más económicos. Ideal serían 4 variedades diferentes cada semana.
  • Productos no perecederos, como fideos, legumbres o arroz, son más baratos comprándolos sueltos y se conservan sin frío.
  • Los cortes de carne económicos sirven muy bien para guisos y rellenos, que son muy rendidores.
  • Consumir primero los vegetales de hoja, ya que son los menos duraderos.

Por último, la licenciada expresa: “Los seres humanos somos mucho más que cuerpos para nutrir y a veces nos atraviesan situaciones, como esta pandemia, que afrontamos como podemos. Es importante reflexionar sobre el cuidado de la salud a través de la alimentación, pero también hacerlo con paciencia”.