Se trata de un incremento del 20% en las asignaciones que perciben los empleados públicos bonaerenses y en 12,96% las jubilaciones que paga el Instituto de Previsión Social (IPS) de la provincia a partir de septiembre de este año, aumento en línea con el aumento nacional de los haberes previsionales.

La medida fue anunciada en un acto de campaña realizado en Quilmes por el presidente Mauricio Macri junto a la gobernadora María Eugenia Vidal. “Esta es la generación que vino a cambiar la historia, en base a pasos sólidos, el cambio ya empezó, ya se puede ver y no va a parar”, celebró el presidente, con tono electoralista, durante el anuncio.

Con este aumento, que se percibirá en octubre, una familia tipo (matrimonio con dos hijos), con un ingreso de 15.000 pesos, que percibe asignaciones por $1.932, a partir de este mes pasará a cobrar $2.318.

Así, en Buenos Aires, 5142 jubilados se verán beneficiados con el aumento: la jubilación mínima que pasarán a cobrar será de $ 4750 (antes era de $ 4214). La jubilación promedio en la provincia será, a partir de este mes, de $ 20.811 mensuales.

Según se informó, además, a partir de septiembre la provincia pagará 186.000 asignaciones a los trabajadores bonaerenses, cuándo eran 130.000 a principios de 2016.