Foto: Telam

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció ayer que Argentina será uno de los dos países que producirá la vacuna creada por la Universidad de Oxford contra el Coronavirus. El otro país será México y entre ambos serán los encargados de brindar las dosis a toda Latinoamérica, que se espera poder tenerlas para “el primer semestre del año 2021”.

El laboratorio AstraZeneca, de capitales suecos y británicos, desarrolló junto a la Universidad de Oxford, Estados Unidos, el fármaco que está siendo probado como posiblemente exitoso en la lucha contra el Covid-19. En nuestro país será el laboratorio mAbxience quien fabrique la sustancia activa, la cual será llevada a México para que el laboratorio Liomont complete el proceso de formulación.

La compañía internacional mAbxience había inaugurado una nueva planta en la localidad de Garín, en la Provincia de Buenos Aires, en febrero de este año. En aquella presentación, a la que asistieron Alberto Fernández y Axel Kicillof, la empresa había destacado su “inversión de 40 millones de dólares” y lo calificaba como “un nuevo hito en la industria de biofármacos en Latinoamérica”.

Fernández detalló que se fabricará “un piso de 150 millones de dosis y un techo de 250 millones, calculando que se van a necesitar 230 millones de dosis”. De ese número, más de 22 millones “serán destinadas al personal de salud, de seguridad, adultos mayores y personas que integran grupos de riesgo”.

Por su parte, el Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, explicó en rueda de prensa que “las publicaciones dicen que el 91% de los pacientes tuvieron inmunidad con una dosis de esta vacuna” y que “con dos dosis, la inmunidad fue del 100%”. También contó que la vacuna “no está terminada” pero que “viene en la delantera en el mundo por estar en fase clínica”.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, valoró el acuerdo como “un motivo de orgullo” aunque remarcó que “hay que seguir cuidándose” para que cuando esté disponible la vacuna haya “la menor cantidad de infectados, de internados en terapia intensiva y de muertos”.