Florencia Bonsegundo grita con alma y vida el empate Argentino.

La selección femenina vivió su tarde de gloria en el Parque de los Príncipes de la capital francesa. Una tarde que arrancó negra injustamente, que encontró a las dirigidas por Borrello 3 goles abajo en el tanteador frente a Escocia sin merecimientos, terminó encontrando su color.

Premio a no bajar los brazos y los buenos movimientos del banco de suplentes con los ingresos de Dalila Ippolito y Milagros Menéndez las Argentinas dieron vuelta la historia. Ambas jugadoras inyectaron aire fresco a la ofensiva albiceleste y junto a la potencia increible de Florencia Bonsegundo, anotadora de 2 goles, lograron la igualdad 3-3 con VAR incluido.

Si hoy se dan una serie de resultados Argentina puede clasificar como una de las mejores terceras de grupo.