El gobierno anunció este domingo una serie de medidas para intentar controlar la crisis económica y contener el precio del dólar, evitando que se profundice la fuga de dólares de las reservas del Banco Central, que en el mes de agosto acumuló una caída de casi USD 12.000 millones.

A través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), Mauricio Macri impuso un “cepo” a la compra de divisas extranjeras y limitó la transferencia de activos al exterior. Se trata de dos medidas que el gobierno criticó fuertemente durante el kirchnerismo y que retiró apenas asumió, dejando -de manera inédita a nivel mundial- completamente liberada la compra y el movimiento de divisas extranjeras.

Los instrumentos que estableció el gobierno para evitar que se desmadre la economía restringen la compra de divisas hasta 10 mil dólares mensuales para atesoramiento, bloquean la remisión al exterior de las ganancias de las empresas y obligan a las exportadoras a liquidar los dólares de sus operaciones en un plazo de hasta 5 días hábiles.

Este último punto también implica una vuelta atrás del proyecto aperturista del gobierno: en 2017 había permitido a las exportadoras un tiempo para liquidar sus divisas de hasta 10 años.

La principal restricción cae sobre las empresas, que no podrán comprar dólares para atesorar y necesitarán autorización para girar dólares al exterior. Sin embargo, desde el gobierno aseguran que no tendrán restricciones para pagar importaciones o deuda en moneda extranjera.

Con el anuncio de estas medidas, sumadas al reperfilamiento -o default selectivo- anunciado la semana pasada sobre vencimientos de títulos a corto plazo, el gobierno espera garantizarse disponibilidad de dólares que le permita finalizar el mandato sin nuevos sobresaltos en la cotización de la moneda estadounidense.

Por otro lado, desde el gobierno buscan contener el pánico que generó entre los pequeños ahorristas la crisis cambiaria de la última semana, por eso decidieron no poner restricciones para el retiro de dólares de los bancos. Además, para reafirmar la medida, habilitaron a los bancos a extender el horario de atención al público hasta las 17 horas, para garantizar que la gente pueda retirar sus ahorros.

Según informaron, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, y el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, avanzaron con las medidas luego de haber consultado con el staff dirigente del Fondo Monetario Internacional. Posteriormente, le informaron las medidas a los banqueros, empresarios y miembros de la oposición.