Matanza Digital dialogó con Samanta, una amiga de la policía que se suicidó el pasado domingo en San Justo, y declaró que “hace 5 meses que cambió su identidad y me contó que sufría bullying y discriminación en el trabajo”.

La efectivo se llamaba Ariana Esquivel y sus allegaron detallaron que tenía una mala relación con su familia por su cambio de género y que sufría bullying en su lugar de trabajo. En ese sentido, la amiga puntualizó que “la trasladaban para todos lados y la trataban mal por su condición”.

Puntualmente, Esquivel se quejaba de que la trasladaban siempre de comisaría. Ella vivía en San Justo y quisieron enviarla a trabajar a Moreno, por lo que ella quiso renunciar.

“Le quedaba muy lejos y ella dijo que no quería seguir más. La semana pasada ella quería renunciar y le dijeron que se tome unos días para pensar pero no quería saber más nada”, señaló Samanta.

Esquivel también era actriz y participaba de shows transformistas, por lo que su amiga consideró que “nunca se pudo mostrar realmente como ella era. Le encantaba hacer shows pero nunca pudo mostrarse como quería”.

Finalmente, sobre el trágico desenlace, Samanta indicó que “ella me dijo que no la estaba pasando bien y que no sabía que iba a hacer con su vida. La última vez que hablé con ella fue el viernes y estuvimos hablando bien”.