Mientras esperaba el colectivo de madrugada para ir a trabajar, un policía de la Ciudad fue abordado por dos delincuentes que le robaron sus pertenencias. Luego hubo un forcejeo entre la víctima y uno de los ladrones, lo que desencadenó en disparos.

El policía mató a uno de los malvivientes, mientras el otro escapó, pero recibió dos disparos: uno en el abdomen y otro en el cuello. Fue llevado de urgencia al hospital Simplemente Evita, donde falleció por la gravedad de las heridas.

El siniestro ocurrió en la esquina de las calles Olivieri y Da Vinci, en Gregorio de Laferrere. La víctima se llamaba Marino Nicolás Romero, era oriundo de la provincia de Corrientes, tenía 28 años y un hijo de 4.

Desde la fuerza policial enviaron sus condolencias: