En horas de la noche de este miércoles, un policía federal llamado Diego Di Giácomo fue asesinado por cuatro hombres que intentaron robar una heladería en la localidad de Ramos Mejía. Los ladrones huyeron luego de dispararle y fueron captados por las cámaras de seguridad del local.

Según comentaron los testigos y por lo reconstruido a través de las filmaciones, los delincuentes ingresaron al patio abierto del frente de la heladería y sacaron sus armas, tras lo cual el efectivo se identificó para detener el robo. En ese momento, los malvivientes comenzaron a dispararle y escaparon en un automóvil azul sin robar nada.

Di Giácomo era cabo de la Policía Federal y vecino de la zona. Se encontraba de franco y vestido de civil, acompañando a su madre, que es la encargada de la heladería Bianca, ubicada en la intersección de la avenida Pedro B. Palacios y Bolívar, frente al Ateneo Don Bosco, en una zona muy transitada de las afueras de Ramos Mejía.

Los investigadores creen que se trata de la misma banda que robó en otros dos comercios de la zona en los últimos meses. Además, encontraron en Pompeya un auto Volkswagen azul, que sospechan sería el que usaron los delincuentes, ya que estaba prendido fuego a medias, tenía pedido de captura y las patentes no coincidían con el grabado de cristales.

Familiares de la víctima y otros vecinos del barrio convocaron a una marcha a las 16:00 en la heladería para pedir justicia por Diego Di Giácomo y seguridad al Municipio. En entrevistas televisivas denunciaron que en el último tiempo los robos son reiterados y violentos en esa misma zona.