Foto: Lucas Sosa

Ubicada al 1313 de la Av. Brig. Gral. Juan Manuel de Rosas (Ruta 3) en Lomas del Mirador, la escuela ES N°13 es uno de los dieciséis establecimientos educativos matanceros destinados a la campaña de vacunación contra el Covid-19. Allí, las y los promotores y trabajadores de la salud reciben entre 120 y 150 personas por día que, con turno previo, fueron citadas para recibir la dosis.

“Desde hace poco más de un mes empezamos a venir a la escuela” para acondicionarla y “anotar gente, sobre todo a personas mayores que no tiene acceso a internet”, comentó a este medio la coordinadora de Salud de a cargo de esa escuela, Olivia Bronstein.

“Hoy recibimos 120 personas aproximadamente y la verdad estamos laburando mucho. El equipo de trabajo es excelente y me pone muy orgullosa que la gente que viene a vacunarse se va muy contenta por la atención”, expresó Bronstein.

Al ser consultada por los pasos que debe seguir una persona que va a recibir la vacuna dentro de la escuela, la coordinadora detalló que “en la entrada se constata que efectivamente esa persona tenga el turno para vacunarse”.

“No puede venir ninguna persona que no tenga turno para ese mismo día”

Una vez chequeado el DNI y el turno, la persona pasa por la posta de pre-vacunación en donde se realiza “el triaje, se hacen algunas preguntas para descartar algún tipo de problema, sobre todo alergias (reacciones) a alguna vacuna” aplicada con anterioridad.

“Se le pregunta a la persona sí es personal de salud, sí tiene diabetes, alguna enfermedad cardiovascular o pulmonar, ya que eso es un indicador de prioridad”, dijo Bronstein.

“Luego de responder el cuestionario y firmar una ficha donde el paciente asegura haber respondida correctamente todas las preguntas, se le entrega un carnet en el que dice que la persona recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik-V” y de allí pasa a la segunda posta que es donde se le aplica la inyección.

En la tercera posta, el paciente pasa a otra sala, en este caso otra aula, en la que, por un tiempo aproximado de treinta minutos, se controla que no presente ningún síntoma anormal.

Al finalizar, el paciente recibe una habilitación para recibir la segunda dosis una vez pasados los 21 días de aplicada la primera. “Eso no quiere decir que te estén dando turno para ese día, sino que, a partir del día 21 podés vacunarte de nuevo. El segundo turno se asigna de manera automática a través de la aplicación de la página web”, aclaró Olivia Bronstein.

Por otro lado, la coordinadora informó sobre la mesa de difusión que se encuentra en la puerta de la escuela, donde además de aclarar dudas a las y los vecinos que se acercan hasta allí, también realizan la preinscripción a quienes quieran aplicarse la inyección.

“Nosotros nos encargamos de anotar manualmente a las y los vecinos para luego cargarlos a la página web o a la aplicación. Después le pasamos el comprobante para que puedan contar con un turno asignado. Luego, el sistema les manda un mail con el turno, día, horario y lugar” de atención.

Sobre la respuesta de las personas que ya han recibido su vacuna, Olivia comentó que “la gente que viene a vacunarse se va muy contenta por la atención y eso es porque está todo fríamente calculado y organizado para que todo salga lo mejor posible. Nosotros venimos hace más de un mes preparándonos exclusivamente para que, en esta campaña histórica, todas las personas puedan venir, sentirse cómodas, seguras y estar tranquilas con la vacuna, ya que algunos medios de comunicación le han torturado la cabeza diciéndole que ‘les van a poner un chip'”.

“Acá se está aplicando la Sputnik-V, que es la vacuna del laboratorio ruso, con una efectividad de 91%. Por ahora no tuvimos ningún tipo de complicación. En la provincia ya se vacunaron aproximadamente 80 mil personas y de todas ellas casi ninguna tuvo algún efecto más que lo que trae cualquier vacuna; un poco de fiebre o un poco de dolor corporal, nada mas”, aseguró la coordinadora.

Antesde terminar Olivia comentó a diario intenta “convencer a todas las personas que no quieran vacunarse de hacerlo, simplemente por una cuestión seguridad ya que la vacuna está frenando un virus que está matando a muchísima gente y que nos está dejando a un costo muy alto”, y pidió que la gente tome conciencia y se siga cuidando, “ya que el virus no va a dejar de estar, sino que va a reducir un poco los cuadros”.

“Hay que seguir con el barbijo, los protocolos y tener un poco de respeto también por todo el personal de salud que está trabajando desde hace un año sin poder dormir, sin ver a sus familias y lo que es mas triste en algunos casos, sin haber podido despedirse de algún familiar al que este virus le arrebató la vida”.

Para finalizar, Bronstein destacó el rol fundamental de la juventud. “Me parece importante remarcar y destacar el rol que está cumpliendo la juventud en estos espacios y que es fundamental. Acá hay gente, la mayoría pibes y pibas de entre 20 y 25 años, que laburan a full, que tienen muchas ganas de ayudar, colaborar y que están completamente comprometidos con este hecho histórico para el país”.