Este lunes, los trabajadores bancarios de todo el país llevaron a cabo un paro de dos horas, en solidaridad con el empleado asesinado el viernes pasado y en reclamo de mayores medidas de seguridad. En el caso del Banco Nación, la medida de fuerza se extiende por 24 horas, ya que Mario Germán Chávez, el joven de 31 años muerto a balazos, se desempeñaba en la sucursal de Isidro Casanova de esta entidad.

En diálogo con MD, el delegado regional de la Asociación Bancaria de San Justo, Alberto Weisse, explicó que los trabajadores bancarios venían reclamando mayores medidas de seguridad en los bancos previo al episodio de la semana pasada. “Nosotros presentamos medidas para mejorar la seguridad porque las que había antes las sacaron. Hubo una desregulación de la seguridad bancaria en el 2017, 2018 y 2019”, aseveró.

Según comentó el referente bancario, previo a la “desregulación”, la seguridad de las entidades trabajaba de manera articulada con la Policía Federal, “que controlaba la seguridad de los bancos”. “La prevención de los bancos tiene que ser afuera, porque una vez que entraron al banco te hacen un desastre, el personal de seguridad dentro de los bancos no lleva armas”, sostuvo.

Sus afirmaciones van el línea con el comunicado que lanzó la Asociación Bancaria a nivel nacional, en el que cuestionaron la “desregulación” que tuvo lugar durante el anterior gobierno, dejando como resultado a trabajadores de seguridad “tercerizados” y sin “formación suficiente”, en un contexto de reducción del “monitoreo a distancia y falta de coordinación con la seguridad pública”.

Tras el asesinato de Chávez, Weisse afirmó que “el sindicato está haciendo las gestiones para tener una reunión con el ministro de Seguridad, Sergio Berni, con el titular del Banco Central, Miguel Pesce, y con el presidente del Banco Nación que es Eduardo Hecker para hablar por el tema de la seguridad, porque esto así no puede seguir”.

“Fue un asesinato a mansalva, a un chico de 31 años que era único hijo. Así no puede seguir, los bancos van a tener que tener seguridad lo más rápido posible”, cuestionó.

Por otro lado, el dirigente bancario pidió que las autoridades aclaren lo ocurrido ya que el modo en el que se llevó a cabo el robo deja abiertos algunos interrogantes. “La guita está en la parte de la sucursal, que es donde está el tesoro. Pero ellos (los delincuentes) fueron al anexo, donde como mucho tenés 1 millón de pesos que es para pagarle a los jubilados, que es por cajero. Es por lo menos sospechoso lo que pasó”, cerró.