Foto: Twitter.

El Indec dio a conocer ayer que en el primer trimestre del año la pobreza aumentó un 8% respecto del mismo período de 2018. Según el organismo, el 35,4 por ciento de las personas que habitan son pobres, mientras que el 7,7% es indigente, es decir, no llegan ni siquiera a cubrir la canasta alimentaria básica. En el mismo período pero del año pasado, la pobreza era del 27,3% y la indigencia del 4,9%.

Los números hablan por si solos: hay más de 16 millones de pobres en el país, de los cuales 3,4 millones están en una situación de indigencia. Desde el año pasado a este, hubo 4 millones de personas que pasaron a ser pobres. Un número alarmante.

Otro dato preocupante que dio a conocer el organismo oficial es la cantidad de niños y niñas que se encuentran en la pobreza. Un 52,6% de los menores de 14 años viven en hogares pobres, mientras que el 13,1% se encuentra en condición de indigencia.

La región más golpeada del país es la Noroeste (conocida como NEA), donde la pobreza alcanzó el 42,4%, mientras que el municipio más pobre es Concordia, en Entre Ríos, con 52,9%. En el conurbano, es decir, el Gran Buenos Aires, hay un 39,8% de pobres.

Cabe aclarar que el indicador difundido por el Indec no tiene en cuenta la nueva devaluación posterior a las PASO y la profundización de la recesión, ya que sólo muestra nos números de la primera parte del año. Según los especialistas, se espera que siga en ascenso y que para fin de año el número en el país supere el 40%.