Foto: Reuters

El parlamento de Nuevas Gales del Sur despenalizó la interrupción del embarazo y, de esta manera, el aborto ya es legal en todo el territorio australiano dando un paso muy importante en la ampliación de derechos civiles.

La interrupción del embarazo en ese estado de Australia estaba penada con 10 años de prisión por una ley elaborada en el año 1.900. El debate duró más de 70 horas en el órgano legislativo estatal.

La nueva ley contempla esta práctica hasta las 22 semanas de gestación y luego de ese periodo se necesita el buen visto de 2 médicos para obtener la aprobación, con riesgo de su salud o daños físicos.