El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que a partir del comienzo de la semana se iniciará una “cuarentena intermitente”, en la que se irá permitiendo gradualmente la apertura de diferentes actividades que se encontraban paralizadas por el aislamiento social preventivo y obligatorio.

“Estamos en posibilidad de volver a la etapa anterior de manera escalonada y lenta”, detalló Kicillof, quien también advirtió que “vamos a sostenerlo sólo si no vuelven a aumentar los contagios y la ocupación de las camas” y especialmente que “va a depender muchisimo del esfuerzo de cada uno, de que nadie se relaje y que no metamos la pata”.

Respecto al modo de funcionamiento de las aperturas graduales, el Gobernador explicó que:

  • “Desde el lunes se autorizará la apertura de empresas con protocolos estrictos y transporte propio para los trabajadores”.
  • “A partir del miércoles podrán volver a abrir comercios barriales y de cercanía”, también con protocolos que se presentarán en los próximos días.
  • “El lunes siguiente (27 de julio) reabrirán algunas actividades profesionales permitidas”.

Kicillof también destacó lo realizado hasta ahora y valoró que “los resultados de la cuarentena se ven en los días de duplicación de casos y el esfuerzo que se hizo se mide en las vidas que se salvaron”. Agregó que en la Provincia se realizan 5.100 testeos por día para detectar positivos y que se cuenta con 13.000 camas de aislamiento para casos leves.

Por último, hizo foco en la solidaridad por parte de personas infectadas que se recuperaron y pidió que “donen plasma, lleva diez minutos y sirve para salvar otros pacientes”. De cara a lo que viene, sentenció que “hay que aprender a convivir con el virus” y que “no es verdad que sólo lo sufren las adultos mayores, nadie está a salvo y hay que cuidarnos entre todos”.