En diciembre de 2016, investigadores, estudiantes y docentes ocuparon el Ministerio de Ciencia y Tecnología en repudio de los recortes y del despido de casi 500 investigadores. Foto: DyN

Durante la primera reunión del año del directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el organismo aprobó 450 vacantes para becas para investigación. El número de cupos es cerca de la mitad de lo que se ofrecía hasta 2015.

Según explicó el matutino porteño La Nación, el 50% de los cupos se asignará a temas estratégicos y tecnologías, y el otro 50%, a las grandes áreas (ciencias básicas). A su vez, por lo menos el 30% del total de los cargos deberán distribuirse en zonas no centrales.

La decisión fue dada a conocer ayer al mediodía en una conferencia de prensa encabezada por el Ministro de Ciencia, Lino Barañao, en la que fue acompañado por presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto; el secretario de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Jorge Aguado, y el subsecretario de Coordinación Administrativa, Rodolfo Blasco.

Durante el encuentro se aseguró además que hasta el 31 de diciembre seguirá el “proceso de transición” para resolver la situación de los 498 becarios evaluados y recomendados que no fueron incorporados en 2016 por los recortes (ver más abajo). Según los funcionarios, ya comenzaron “las negociaciones políticas” con otros organismos del sistema científico que podrían incorporarlos, como el INTI, el INTA y el Instituto Nacional del Agua.

El conflicto previo

En diciembre de 2016, investigadores, estudiantes y docentes ocuparon el Ministerio de Ciencia y Tecnología durante una semana, en rechazo a los recortes presupuestarios y despidos en el Conicet, que llegaba hasta casi 500 investigadores, entre despedidos y aspirantes a becarios que habían aprobado el ingreso.

Finalmente, el conflicto se levantó luego de que los investigadores firmaran un acuerdo con el Ministerio para que los becarios afectados por el recorte en los cupos mantengan sus puestos en la estructura del organismo, al menos hasta diciembre de 2017.

Al ser consultado por la agencia Télam sobe el acta firmada entonces donde se compromete a reinsertar a 500 investigadores, el ministro Barañao respondió: “No en el Conicet. Los vamos a insertar en el sistema científico argentino”.

Frente al anuncio de las nuevas medidas, la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados, que en diciembre motorizó la toma del Ministerio y que se opuso al nuevo ajuste del Conicet, convocó a una asamblea el próximo martes 21 a las 18hs “para discutir las medidas de lucha a tomar”. “Esta política incide de forma especialmente negativa en las áreas de ciencias sociales y humanidades, así como en el conjunto de la investigación básica”, criticaron.