Foto: Olé.

El club de Isidro Casanova volvió a ser noticia por un hecho de violencia. El domingo por la madrugada, el auto del hijo del presidente de la institución deportiva, Francisco Argento, apareció con dos impactos de bala. Estaba estacionado en la puerta de la casa de Argento.

También fue incendiado el auto de una vecina, que se encontraba al lado del domicilio del presidente. Los hechos tuvieron lugar tras la derrota de la Fragata el sábado contra San Miguel, dejando al equipo matancero en el último puesto de la tabla y con serio riesgo de descender a la Primera C.

La sospecha cae sobre los integrantes de la barrabrava, quiénes cuentan con un largo historial de protagonizar situaciones violentas. En noviembre del año pasado, dos facciones se enfrentaron a los tiros en las afueras del club.

En tanto, para Argento los hechos de violencia responden a presiones para que dimita de la conducción del club. “Esto es para que yo deje mi cargo, voy a tomarme una licencia, pero todo va a depender de como salgan las reuniones que tenemos en el transcurso del día de hoy”, dijo esta mañana a Radio Universidad.

La causa, caratulada como “Abuso de arma y daños”, es investigada por la seccional interviniente y la Fiscalía 5 de La Matanza, a cargo de Juan Marcelo Diomede. Todavía no hay detenidos.