Foto: Twitter.

Un escándalo político vuelve a sacudir el tablero político en Brasil. El medio periodístico The Intercept difundió intercambios comprometedores por Telegram entre jueces, funcionarios y fiscales de la investigación del Lava Jato que dan prueba de la imparcialidad y de diversas irregularidades en el accionar policial que podrían motivar la nulidad del proceso.

La revista web dijo haber recibido el material por una fuente anónima. Este incluye mensajes privados, documentos, audios y fotos que dan cuenta de las comunicaciones entre los procuradores fiscales de la causa Lava Jato, entre ellos el principal acusador, Deltan Dallagnol, y el juez de la causa, Sergio Moro, que asumió como Ministro de Justicia tras la asunción de Jair Bolsonaro.

Según la información difundida, en la filtración puede verse como Sergio Moro, lejos de actuar como un juez parcial en busca de pruebas, actuaba con animosidad dando concejos, acercando pistas y hasta regañando a Dallagnol para perjudicar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, hoy preso con una condena de 8 años por corrupción pasiva y lavado de dinero que dictó Moro.

Cabe recordar que Lula da Silva fue impedido de presentarse como candidato a presidente por el Partido de los Trabajadores debido a los procesos judiciales que se iniciaron en su contra. Todo esto se dio en el marco de la destitución de la presidenta brasilera de ese partido, Dilma Rousseff, y de un proceso de persecución política contra los líderes del PT que allanaron el camino para la asunción de Bolsonaro en la presidencia del país vecino.

De comprobarse el valor probatorio de los documentos, podría plantearse la nulidad del que juicio por la imparcialidad del juez que dictó la sentencia contra Lula. De hecho, los abogados del ex presidente volvieron a denunciar que es victima de la manipulación de la legislación y los procedimientos con fines políticos.

Mientras tanto, tanto Moro como el Ministerio Público de Curitiba cuestionaron la filtración de las comunicaciones privadas y aseguraron haber actuado en el marco de la ley.