Brasil: Miles se movilizaron contra el asesinato de Marielle Franco

El país vecino vive horas de conmoción por el asesinato de la dirigente Marielle Franco, una reconocida militante por los derechos humanos que había sido nombrada como relatora para controlar la intervención militar decretada el mes pasado en Río de Janeiro. 

150
Foto: Mauro Pimentel para AFP

“Negra, feminista y cría de la favela Maré”, así se presentaba la dirigente del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y concejala de Río de Janeiro, que fue asesinada de cinco tiros en la cabeza el miércoles a las 21.30, mientras se movía en su auto por el centro de la ciudad brasileña.

El repudio de miles de personas se hizo sentir y al menos ocho manifestaciones fueron convocadas en distintas ciudades de Brasil para repudiar el homicidio de la reconocida dirigente y exigir justicia. El poder político se vió obligado a reaccionar y el presidente Michel Temer condenó la “cobardía” del asesinato y puso a disposición a la Policía Federal para ayudar en la investigación.

Socióloga, dirigente afrodescendiente y la quinta concejal más votada en las elecciones municipales de 2016, Marielle Franco tenía 38 años, era madre y dedicó gran parte de su vida a la defensa de los derechos humanos.

En el ultimo tiempo denunció un incremento de la violencia policial en las favelas y se opuso a la intervención militar decretada por Temer para tratar de contener una escalada de violencia que no para de crecer desde el fin de los Juegos Olímpicos de 2016. De hecho, hace dos semanas asumió la función de relatora de la Comisión de la Cámara de Concejales de Río, creada para vigilar la actuación de las tropas a cargo de la intervención militar.

Su asesinato levantó críticas y pedidos de justicia a nivel local y en todo el mundo. Desde su partido, el PSOL, declararon tras su asesinato: “Se le nombró para ser la ponente en la Comisión Municipal sobre la intervención militar en Río de Janeiro, denunció violencia policial y la ejecutaron pocos días después de la denuncia”, enumeró Mayra Clara Vitorino, integrante del PSOL en Recife y militante feminista.

La expresidenta Dilma Rousseff, por su parte, expresó su “indignación” por el asesinato de la líder negra y señaló que es un día “triste para un país donde una defensora de los derechos humanos es brutalmente asesinada”. Asimismo, el ex presidente Luiz Ingnacio Lula da Silva tachó el asesinato de “atrocidad” y señaló que “no puede quedar impune”.

Por otro lado, Amnistía Internacional exigió una “investigación inmediata y rigurosa”, para que “no queden dudas sobre el contexto, la motivación y la autoría” del asesinato de la dirigente. La ONU también se expidió y pidió rigor y “transparencia” en la investigación del asesinato.

Compartir