El presidente Jair Bolsonaro festejó la media sanción de la normativa.

La Cámara de Diputado brasileña aprobó el miércoles de esta semana el proyecto de reforma jubilatoria que impulsó el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro. El texto fue aprobado por 379 votos contra 131, superando el mínimo de 308 necesarios que requieren las reformas de carácter constitucional.

El proyecto forma parte del paquete de reformas neoliberales que lleva el gobierno brasileño, en su intento por obtener la confianza de los mercados y los inversores en la economía brasileña.

La noticia es mirada desde cerca en Argentina, ya que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le puso como condición al gobierno nacional que avance en una nueva reforma previsional que aumente la edad de jubilación y reduzca los montos de los haberes. Sin embargo, el presidente Mauricio Macri decidió posponer el impulso de la reforma jubilatoria -junto con la reforma laboral- para después de las elecciones.

Según trascendió, el proyecto de ley brasilero prevé un “ahorro” para el Estado de cerca de un billón de reales en el plazo de varios años, teniendo como costo endurecer el acceso al sistema de jubilaciones. Para esto la normativa contempla instaura una edad mínima de retiro de 62 años para las mujeres y de 65 para los hombres, además de aumentar el tiempo de contribución para jubilarse a 40 años de aportes.

Cabe recordar que Brasil es uno de los pocos países que no exigen una edad mínima para el retiro laboral y el régimen actual permite jubilarse a las mujeres que cotizaron durante 30 años y a los hombres que lo hicieron durante 35, sin una edad mínima, aunque el monto del beneficio mejora para quienes prolongan su vida laboral.

La medida cosechó el rechazo de los partidos opositores y de sindicatos, ya que sostienen que en un país como Brasil, donde el 25% de los trabajadores se encuentran en la informalidad, elevar el número de años de contribuciones excluirá del sistema a millones de personas.

Así las cosas, el proyecto deberá someterse a un segundo voto en la Cámara, además de que se deberán votar algunas enmiendas al texto que prevén, por ejemplo, reducir el tiempo mínimo de aporte de las mujeres de 20 a 15 años para jubilarse y reducir la edad mínima exigida a los policías para recibir el beneficio.

Luego deberá pasar al Senado, donde será sometido a una doble votación y precisa obtener una mayoría de tres quintos. Es decir, 49 de los 81 senadores.