Foto: Pedro Conforte (Instagram: @pfconforte)

Según informó la Secretaría de Salud de la República de Brasil, son 206.507 los casos de pacientes infectados por Coronavirus, de los cuales fallecieron 14.131. Esa cifra de muertes se dió en tan solo dos meses, ya que el primer deceso fue registrado el 17 de marzo, momento en el cual había 291 personas personas con el virus detectado.

La cifras se duplicaron en once días en el país vecino, que al 4 de mayo recién superaba los 100.000 infectados y los 7.000 muertos a causa de la enfermedad. Esto responde a la negativa del Presidente Jair Bolsonaro de tomar medidas concretas contra la expansión del virus, decisiones que delegó en los gobernadores de cada estado, cuando el virus ya se encontraba en propagación.

Sin embargo, lo más preocupante es que un grupo de científicos estima que el número real de casos en Brasil es de más de 1.600.000 infectados. Argumentan esta teoría diciendo que hay muchas personas que murieron con síntomas respiratorios que no fueron testeadas ni lo serán. Con una cifra de muertes más alta, y calculando que el promedio de letalidad de la enfermedad en el mundo es de 5,8%, los investigadores concluyen que hay más infectados que los registrados.

Por otro lado, según informaron las Secretarías Estaduales de Salud, hay ciudades que tienen casi completa la ocupación de sus camas. Río de Janeiro está con su capacidad al 98%; Ceará tiene sus hospitales estaduales ocupados al 90%; Pará y Maranhao están en un 87%; mientras que Amazonas tiene un 86% de ocupación de camas. La Justicia Brasileña debió ordenar al gobierno que ceda lugares de los hospitales federales.

Hasta el día 14 de mayo fueron testeadas 350.688 personas en el país vecino y 66.269 son los pacientes infectados que se han recuperado. En cuanto a la economía, que fue puesta en prioridad ante la pandemia según Bolsonaro, estiman una caída del PBI de casi 2% sólo para el primer trimestre del año.