A 30 años del copamiento al Regimiento n° 3 del Ejército en La Tablada la justicia condenó los crímenes de lesa humanidad que tuvieron lugar en plena democracia, por parte de las fuerzas de seguridad que reprimieron la acción del Movimiento Todos por la Patria (MTP).

El TOF 4 de San Martín condenó al general retirado Alfredo Manuel Arrillaga a prisión perpetua por su participación en el asesinato de José Alejandro Díaz, uno de los cuatro militantes del MTP que participaron de la toma del lugar.

El represor ya tenía prisión perpetua por cinco casos de delitos de lesa humanidad y goza de arresto domiciliario. Los argumentos del fallo se conocerán el 15 de mayo.

“No más impunidad para los asesinos militares que destruyeron a muchas familias en Argentina. No más impunidad para ellos y justicia para los desaparecidos de La Tablada”, festejó en las puertas del Tribunal el hijo del militante desaparecido, Daniel Díaz.

Díaz es el primer caso en llegar a juicio de los cuatro desaparecidos durante el copamiento. La foto que sacó Eduardo Longoni, un fotógrafo amateur que estaba en el lugar retratando lo ocurrido, fue clave para dar cuenta de lo que pasó ese día: Díaz fue capturado vivo tras haberse rendido pero nunca más se supo de su paradero.

Se espera que la justicia avance con la condena por otros casos, ya que también hay pruebas de que fueron detenidos con vida y luego desaparecidos Carlos Samojedny, Francisco Provenzano e Ivan Ruiz Sánchez.

Sobre el copamiento

El 23 y 24 de enero de 1989, militantes del Movimiento Todos Somos Patria (MTP) coparon el Regimiento de Infantería Mecanizado (RIM) 3 General Belgrano de La Tablada, con la intensión de frenar un supuesto golpe de Estado.

Fueron reducidos rápidamente por las fuerzas armadas, en una represión en la que murieron 32 militantes, dos policías y nueve militares. Finalmente, los militantes se rindieron.

Pero varios de ellos fueron fusilados y desaparecidos por las fuerzas de seguridad. Se trata de prácticas del terrorismo de Estado que se llevaron a cabo en plena democracia, durante el gobierno de Raul Alfonsín.