El hecho se dio cuando efectivos de Gendarmería realizaban patrullajes a pie en el barrio Puerta de Hierro, y observaron que dos hombres ingresaban a un lugar abandonado. Al sospechar que se trataba de un búnker, los miembros de la fuerza que comanda Gerardo Otero irrumpieron en el predio.

En el lugar se encontraban tres hombres, el dealer que estaba dentro del búnker y dos compradores. Los efectivos hallaron casi mil envoltorios en papel glasé dentro de bolsas de nylon. Luego de una requisa exhaustiva, los gendarmes secuestraron 400 gramos de cocaína y dinero de baja denominación en efectivo.

El lugar quedó bajo vigilancia hasta nueva orden judicial.

La Unidad Fiscal temática Estupefacientes de La Matanza ordenó el secuestro de la droga y la detención del dealer, un ciudadano argentino y mayor de edad.