Organizaciones de cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) La Matanza realizaron un acampe frente al Palacio Municipal reclamando avanzar en la creación de un registro único de cartoneros matanceros y de un centro de reciclado en el distrito. Son dos medidas que se había comprometido a cumplir el municipio el año pasado, que incluso fueron reafirmadas a través de la sanción de una ordenanza en el Concejo Deliberante.

El reclamo de los cartoneros se extiende desde junio. En las últimas semanas, las organizaciones realizaron múltiples movilizaciones pidiendo ser atendidos pero este jueves el conflicto escaló en una nueva instancia, con la instalación de un acampe que duró varias horas.

“Al principio no nos querían atender porque decían que no estaba el jefe de Gabinete (Luis Lata). Después tuvimos una reunión con unos secretarios, discutimos una hora y media, y no llegamos a nada. Entonces decidimos quedarnos hasta tener el convenio cartonero fijado por lo menos”, explicó a MD Matías Capoblanco, integrante del MTE Matanza.

Según explicó el dirigente, hubo varios puntos que trabaron la negociación con los funcionarios matanceros. Uno de ellos fue el reclamo de que el convenio incluya no sólo a trabajadores del MTE, sino también a trabajadores de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

“Nos dijeron que teníamos que esperar hasta el 26 de septiembre que sesionaba el Concejo Deliberante para aprobar una nueva ordenanza ratificando el convenio, pero dijimos que no, que queríamos irnos teniendo fijado un compromiso”, comentó Capoblanco. Otro de los puntos conflictivos fue el lugar donde se instalaría el centro de acopio.

“Nosotros pedimos que el centro de acopio sea en el primer cordón, porque es donde vamos a laburar. Pero ellos nos quieren mandar al CARE (ubicado en González Catán, sobre la Ruta 1001). Es una locura, un compañero de La Tablada tiene como una hora para llegar hasta allá”, cuestionó Capoblanco.

Tras varias horas de tensión, finalmente un llamado de Verónica Magario destrabó el conflicto y levantó el acampe, bajo la promesa de recibir a los cartoneros el lunes. “Supuestamente Verónica estaba desentendida del convenio que veníamos negociando nosotros. Asique el lunes se comprometió a tener una reunión”, comentó.