El oficial Carlos Pérez fue designado comisario en la dependencia policial del barrio San Carlos, de la localidad de Isidro Casanova, luego de varias protestas realizadas por los vecinos por la creciente inseguridad.

Los conflictos dentro del barrio se desataron luego de hechos de inseguridad muy violetos, que despertó el enojo de los vecinos y realizaron reuniones en la Sociedad de Fomento para buscar una respuesta.

Pérez fue presentado ante los habitantes del lugar en una reunión dónde trazó los principales parámetros de esta nueva etapa al frente de la seguridad del barrio.

Una masiva marcha de vecinos se produjo después de robos que se produjeron en locales comerciales y a personas particulares, con algunos hechos de violencia de por medio.