Vecinos y comerciantes de Isidro Casanova realizaron una colecta de dinero para ayudar a reabrir a la zapatería ‘Crazy’, que fue desvalijada completamente el pasado 10 de septiembre por dos individuos que aún no fueron identificados.

Matanza Digital habló con la dueña del local vandalizado, Gabriela, quien contó que “el 10 de septiembre a la mañana llego al negocio y veo que no estaban los candados puestos. Abro a puerta y el local estaba vacío. Salí corriendo a buscar a mi marido y empezamos a ver que no nos dejaron nada”.

Gabriela cuenta que su zapatería no contaba con alarmas, ni cámaras de seguridad porque esa zona estaba bien iluminada, circulaban muchos automóviles y no veían peligro de posibles robos. Luego de este hecho, recurrieron a las cámaras de un supermercado chino cercano para saber qué pasó.

“En las cámaras del supermercado vemos que a las 2:38 de la mañana, un hombre y una mujer empiezan a romper los candados del local por 40 minutos, y a las las 6:20 salen de la zapatería, estacionan arriba de la vereda y sacan 20 bolsas de consorcio”, rememora la comerciante.

En ese ínterin, las filmaciones revelan que 3 patrulleros pasaron por la puerta del local pero ninguno parece haberse percatado de la situación que estaba siendo víctima ‘Crazy’. La zapatería funciona allí desde hace 3 meses.

“Conté lo que me pasó en un grupo de WhatsApp que tenemos los comerciantes de la zona. Al otro día, otro comerciante le propuso a los demás colaborar con $500 cada uno para ayudarme”, aseveró Grabriela.

Y agregó: “cada uno se acercó con un sobrecito de $500, $1.000 o $1.500 para ayudarme. Para mi fue un mimo y mandé a hacer un pasacalles para agradecerle. Hasta los clientes me dejaron plata de más”.

Gabriela subió las filmaciones de las cámaras de seguridad en Facebook y los usuarios la viralizaron, lo que también ayudó a difundir su caso. “Destaco la solidaridad de la gente”, comentó la comerciante.

Y concluyó: “Yo creo en la palabra y cuando a un vecino no le alcanzan el monto de la tarjeta para comprar unas zapatillas, dejo que se las lleve porque son gente del barrio y se que cumplen”.