La justicia se expidió en el caso de Macarena Mendizábal, la joven ramense que fue atropellada en 2015 por un conductor en estado de ebriedad. El ex corredor Santiago Silvoso fue condenado hoy a tres años de prisión de cumplimiento efectivo pero que quedará en suspenso hasta que el fallo quede firme, de acuerdo al veredicto del tribunal.

Además de ser condenado a prisión, Silvoso fue inhabilitado para conducir vehículos durante cuatro años. El Tribunal Oral Criminal N° 24 de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de la jueza María Cecilia Maiza, lo declaró culpable de “lesiones culposas leves en concurso ideal con lesiones culposas gravísimas”.

Sin embargo, la decisión judicial dejó en disconformidad a la familia de Mendizábal. Ellos habían solicitado un cambio de carátula con el delito de “lesiones gravísimas con dolo eventual”, contemplado en el artículo 91 del Código Penal, y una condena a diez años de cárcel. En el momento de la sentencia hubo incidentes en la sala entre los familiares de Silvoso y los de Mendizábal.

Macarena fue atropellada el 5 de abril de 2015, luego de salir de un boliche de la Costanera porteña. El vehículo en el que circulaba fue embestido por Silvoso, quien manejaba con 1,46 gramos de alcohol por litro de sangre, es decir, el triple de lo permitido. Producto del accidente, Mendizábal quedó con serias lesiones y desde entonces se encuentra en estado vegetativo. El tiempo que la joven permaneció postrada es superior a los años de prisión que estipula la condena.