Foto: La Voz

Un vecino discapacitado de González Catán, que percibe la jubilación mínima, contactó a MD para denunciar que PAMI le dejará de entregar las bolsas de mercadería especial que recibía por su invalidez debido a que cobra un salario de $2 mil por tener a cargo a su hija de 5 años.

El vecino afectado de llama Gerardo Merlo, quien sufrió un ACV hace unos años y tuvo secuelas motrices en la mitad de su cuerpo. Por ese motivo, también consume mucha medicación. “No tengo casa propia y ahora vivo con un hermano, que también es discapacitado. Mi mujer falleció hace un año y yo ahora tengo que hacerme cargo de mi hija”, comenta Gerardo a este portal.

“Desde la oficina de PAMI de Catán me mandaron dos veces a una asistente social para que vea cómo vivo. Me quieren sacar los alimentos porque recibo ese subsidio de $2 mil por mi hija”, agrega el afectado.

Según comentó Gerardo, las bolsas de alimentos especiales contienen el doble de productos que las que PAMI entrega al resto de los afiliados que la solicitan. Hoy la jubilación mínima es de $12.937,22 y no logra cubrir la canasta básica de alimentos.

“Le estoy pidiendo al PAMI que no me saque la mercadería porque cobro la mínima y eso me ayuda a llegar a fin de mes. Sería injusto que me lo saquen por la discapacidad que tengo y porque no tengo vivienda propia”, concluyó Gerardo.