La organización reparaba y emprolijaba las autopartes robadas, para luego embalarlas y distribuidas en distintos puntos del municipio y en la Ciudad de Buenos Aires a importantes locales comerciales de venta oficial y otros puntos no oficiales.

Para llevar a cabo la tarea, la banda utilizaba una vivienda deshabitada de la calle Olleros al 500 en Tablada, que se encontraba especialmente acondicionada para realizar el corte y acopio de los vehículos.

Tras montar un operativo de vigilancia en las inmediaciones, los efectivos de la DDI La Matanza, advirtieron movimientos sospechosos de una camioneta Citroën Partner que salía del lugar.

Los uniformados procedieron a interceptar el rodado, que se encontraba cargado con gran cantidad de autopartes, y realizaron un allanamiento de emergencia en la vivienda, donde lograron incautar 500 partes de vehículos, entre puertas, trenes delanteros, paragolpes, ópticas, volantes, partes de motores y otros accesorios.

Entre lo secuestrado, la Policía registró al menos 18 elementos que pertenecían a vehículos con pedido de secuestro activo, que fueron radicados en los partidos de San Martín, La Matanza y Merlo.

Los detenidos fueron puestos a disposición del fiscal Fernando Quiroga, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 11 de La Matanza.