La operación fue bautizada como “Trampa Mortal”, ya que los narcos tenían preparado con una granada un dispositivo de alarma por si se acercaba la policía a sus búnkers.

“Sin dudas, el enemigo es el narcotráfico porque donde hay un delito, vemos que detrás están los narcos”, aseguró este mediodía el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo durante la rueda de prensa realizada en el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía provincial, ubicado en el cruce de la autopista Riccheri y Camino de Cintura (Puente 12), partido de La Matanza.

Los procedimientos fueron realizados por la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de La Matanza, con la colaboración de otras dependencias.

Según las fuentes policiales, en total se secuestraron 12 kilos de cocaína, 16 de marihuana y 25.000 dosis de paco.

También se incautaron dos armas de fuego y la granada de mano que habían puesto detrás de una puerta como trampa para que detonara si ingresaba la policía, la cual fue detonada por expertos en explosivos de la policía bonaerense.

La banda tenía una estructura piramidal y estaba liderada por dos narcos paraguayos, mientras que en la segunda línea se encontraban tres mujeres que distribuían los estupefacientes y recaudaban el dinero y, por último, se encontraban los vendedores, soldaditos y vigías.

La investigación comenzó en enero pasado e incluyó diferentes tareas de inteligencia dentro del asentamiento, como vigilancias encubiertas, seguimientos a distancia, filmaciones y tomas de fotografías.

La causa está a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Estupefacientes del Departamento Judicial La Matanza, a cargo del fiscal Marcos Borghi.