Con la cantidad de casos diarios en ascenso, récord de contagiados en 24 horas y superando las 500 muertes, Chile enfrenta el momento más crítico en la lucha contra el Coronavirus. Es que, además de la enfermedad, golpea la falta de trabajo, la consecuente baja en los ingresos de las familias y el hambre entre los más necesitados. Hasta el momento, el país registró 49.579 personas infectadas, de las cuales fallecieron 509.

El mayor foco se da en su capital, Santiago, donde se estima que hay disponibles sólo 63 de las 1.019 camas de terapia intensiva que hay la Región Metropolitana, según una encuesta de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva. El Gobierno de Sebastián Piñera intimó a las clinicas privadas a duplicar su capacidad de camas con respiradores antes del 15 de junio.

“Se tomaron las medidas muy tarde” , explicó a este diario Hugo Gaete Correa, supervisor de terminaciones de la Constructora ‘Almagro’ de Santiago de Chile. “Al principio se hizo cuarentena por sectores, por calle, y no dio resultado”, agregó. A su vez, señaló que “es imposible sostener una cuarentena total” porque “el gobierno no ayuda mucho económicamente” y porque “la gente tomó poca conciencia”.

También, Gaete Correa recordó que no se dictó la cuarentena total al principio porque “Chile estaba invirtiendo mucho en infraestructura, viviendas y construcción”, por lo que no se quería detener esa marcha. En el país vecino hay 500.000 trabajadores con sus contratos de empleo suspendidos y más de 86.000 empresas que solicitaron la suspensión de las relaciones laborales con sus empleados, según informa el diario La Tercera.

En relación a la suspensión de contratos, Matanza Digital habló con Paula Peña Parra, que vive también en Santiago, y detalló que “el Gobierno autorizó el congelamiento” y que “se está utilizando el dinero de la AFP”, que son los aportes jubilatorios que cada trabajador tiene descontado mes a mes en su sueldo. Esto significa que “vamos a tener menor dinero para nuestra jubilación cuando no podamos trabajar”, lo que translada la crisis también a futuro.

El ritmo de crecimiento de los contagios llegó ayer a un récord de 3.520 casos, la cifra más alta hasta la fecha. Ese número vino acompañado de 31 personas fallecidas y de un 84% de ocupación de las camas de terapia intensiva a nivel nacional. El Gobierno buscará implementar medidas que puedan agilizar la atención de la salud, pero por otro lado hubo manifestaciones “no contra la cuarentena, sino contra el hambre”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Radio Villa Francia (@radiovillafrancia) el