(Foto: Policía bonaerense)

El procedimiento fue coordinado por efectivos de la División Trata de Personas y Operaciones Complejas de la Dirección de Investigaciones contra el Crimen Organizado, quienes además detuvieron a los dos responsables de ese comercio ilegal, una pareja de la misma nacionalidad, por el delito de “explotación laboral y reducción a la servidumbre”.

La investigación comenzó en febrero luego de una denuncia anónima realizada en línea de emergencias 911, la cual fue supervisada por la ayudante fiscal Lorena Pecorelli y el juez de Garantías Gustavo Banco.

El operativo se concretó en un edificio de varias plantas donde funcionaba el taller clandestino y, al mismo tiempo, una especie de pensión donde habitaban los trabajadores y sus familias.

En tanto, durante el allanamiento, del que también participó personal Direccional Nacional de Migraciones, se incautaron 27 máquinas de coser, prendas de vestir a mitad de confeccionar, rollos de tela, artículos de hilandería y documentación varia, entre otros elementos.

Por otro lado, quienes eran explotados laboralmente, se acogieron al Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas.

En el caso interviene la Ayudantía Fiscal de Delitos Conexo a la Trata de  Personas, Pornografía Infantil y Grooming, y el Juzgado de Garantías N° 5 del Departamento Judicial La Matanza.