(Foto: Google Maps)

El cruento episodio comenzó a ser investigado ayer a la mañana cuando, una mujer identificada como Angélica Venturino de 27 años, acompañada de Julio Gersomino, un joven de 23, acudieron a la Unidad Sanitaria Dr. Ramón Carrillo de Ciudad Evita, con Sofía Sosa, un niña de 3 años (hija de Venturino), en grave estado por un fuerte golpe en la cabeza, afirmando que había sufrido una “caída” de su cama cuando jugaba con su perro.

A poco de ingresar al centro de salud, ubicado sobre la Avenida 17 de Octubre entre la Calle 200 y Calle 400, Sofía falleció, mientras que los médicos que la atendieron constataron que en la mitad de su cuerpo tenía quemaduras aparentemente de vieja data, distintos hematomas y arrancado parte de su cuero cabelludo.

Por este motivo se dio intervención policial y, al declarar ante los efectivos, Venturino y Gersomino incurrieron en contradicciones en cuanto al horario y al modo en que sufrió el golpe la niña.

A raíz de ello, el fiscal Tahtagian, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, ordenó la aprehensión de ambos por el “homicidio agravado por el vínculo” de Sofia.

Según reveló el testimonio de vecinos y de familiares de Venturino, tanto ella como la niña sufrían violencia y malos tratos constantes por parte de Gersomino, su pareja y padrastro de Sofía. Fuentes judiciales informaron que ninguno de los imputados tenía antecedentes penales ni denuncias por violencia de género o familiar.

Asimismo, se allanó el domicilio de la pareja, ubicado en el monoblock 27 del barrio Villegas, y se encontraron manchas de sangre sobre una cama.

Se negaron a declarar

Hoy, la madre y el padrastro de Sofía, que se encuentran detenidos, se negaron a declarar ante el fiscal Juan Pablo Tahtagian, que los consideró coautores del delito de “homicidio agravado por el vínculo” en perjuicio de Sofía Sosa.

Fuentes judiciales informaron a Télam que si bien el joven no era el padre de la víctima, el representante del Ministerio Público tuvo en cuenta que el padrastro era conviviente y algunos testigos señalaron que la nena le decía “papá”.

“Si la mujer responde por el vínculo y él es el coautor, conociendo todas las circunstancias, debe sufrir las mismas consecuencias penales”, sostuvo un vocero encargado de la pesquisa respecto al delito que prevé la pena de prisión perpetua.

El fiscal Tahtagian aguarda el informe preliminar de la autopsia, prevista para el jueves, para confirmar la mecánica de la muerte de la nena.